El punto P en los hombres

El punto P en los hombres

El punto P en los hombres

El punto G no es un mítico lugar de fantasía, y las mujeres que lo han encontrado ya sea a través de la masturbación, el sexo con su pareja o el uso de consoladores, saben lo excitante que puede ser estimular esta zona. La buena noticia es que este tipo de disfrute no es algo únicamente femenino, ellos también pueden vivirlo.

Un inmenso placer se esconde en la próstata

El punto P o la próstata masculina, correctamente estimulado ofrece un inmenso placer a tu chico, por eso resulta útil conocer las alternativas para conseguir los mejores resultados.

El punto P en los hombres

Por fuera, en la zona del perineo ubicada entre los testículos y el ano, es posible estimular es punto P con suaves masajes circulares dirigiéndonos siempre hacia los testículos. Presionar ligeramente este punto puede resultar también muy excitante para nuestra pareja, en especial si usamos lubricante para hacer que el contacto sea mucho más suave.

Sin embargo, una delicada penetración anal es la forma más eficiente de estimular el punto P de tu chico, una experiencia que puede resultar deliciosa si él no tiene tabúes o preconceptos con respecto a esta práctica.

Juguetes especiales para estimular el punto G

Pueden valerse de un estimulador de próstata, un tipo de consolador pequeño e inclinado hacia arriba que funciona similar a un estimulador de punto G y que llega directamente a la zona. Con este juguete sexual es posible masajear el punto P y otorgarle a tu chico un disfrute maravilloso.

 

Otra alternativa es hacerlo con nuestro dedo, siempre muy bien lubricado para mayor placer. Basta con introducir en el ano el dedo ligeramente curvado hacia abajo con la meta de ubicar el punto P, que se encuentra cercano a la entrada.

Esta experiencia puede resultar muy excitante para ambos, pues el tipo de placer que se vive con la estimulación del punto P es diferente a cualquier otro, y aunque tu chico no eyacule, estará sintiendo de forma intensa y muy estimulante. Una forma de vivir nuevos orgasmos junto a tu chico, saliendo de la rutina y dándole mayor vida a sus encuentros sexuales.

El placer de estimular la próstata y el punto P

El placer de estimular la próstata y el punto P

El placer de estimular la próstata y el punto P

En la zona de la próstata se esconde el máximo lugar de placer masculino, comparable con el Punto G femenino. Se trata del Punto P, que correctamente estimulado produce una enorme satisfacción, llevando al hombre directo al clímax.

Aunque puede localizarse masajeando externamente el área del perineo, la mejor forma de encontrar el Punto P y estimularlo es mediante la penetración anal, ya sea usando el dedo o un estimulador prostático.

El punto P, máximo placer para el hombre

En la zona de la próstata se esconde el máximo lugar de placer masculino, comparable con el Punto G femenino. Se trata del Punto P, que correctamente estimulado produce una enorme satisfacción, llevando al hombre directo al clímax.

Aunque puede localizarse masajeando externamente el área del perineo, la mejor forma de encontrar el Punto P y estimularlo es mediante la penetración anal, ya sea usando el dedo o un estimulador prostático.

El placer de estimular la próstata y el punto P

La ventaja de emplear el juguete sexual diseñado especialmente para hombres,  es que el mismo está elaborado para alcanzar directamente este lugar sin dificultad, además sus suaves materiales permiten una penetración delicada y altamente placentera. Para los hombres que no se animan a usarlo,  pero que sin embargo no tienen problemas en que su pareja utilice el dedo, hay un accesorio erótico que puede resultar genial: un lubricante para dilatar el Punto P, que permite encontrar de forma sencilla este lugar y masajearlo con suavidad para otorgar el máximo placer.

A pesar de que explorar nuestro cuerpo y el de nuestra pareja es la mejor forma de obtener satisfacción sexual, muchos chicos se muestran reacios a que su pareja los penetre analmente, ya sea por tabúes, inseguridades o por miedo a que su chica confunda su sexualidad.

 

El sexo anal y el punto P

En ese caso las mujeres deben mostrarse abiertas y comprensivas, y deben proporcionarle seguridad a su pareja garantizándole que solo se trata de una manera más de disfrutar la intimidad y que no hay nada de malo si le resulta excitante la estimulación anal.

Los chicos también deben abrirse a nuevas experiencias y formas de disfrute, la negación a probar la estimulación de la próstata o el Punto P por cualquier temor o tabú, los impide también de vivir una experiencia que puede resultar deliciosa y altamente excitante.

Vale recordar que el sexo se trata en parte de explorar nuestro cuerpo y el del otro con el fin de obtener satisfacción y placer, por eso chicos animaros a probar de la estimulación prostática y alcanzar orgasmos ¡muy intensos!