Tener sexo anal sin dolor ¿es posible?

Tener sexo anal sin dolor

Hoy en día, el sexo anal sigue siendo un gran tabú en nuestra sociedad. Existe una relación de “amor-odio” en relación a esta práctica que sigue, aún, vigente. Y es que, para poder disfrutar de sexo anal, es importante que se vaya con cuidado, sin prisas y con la excitación a flor de piel. Solo así, se podrá disfrutar de una experiencia completa y deliciosa.

En el post de hoy vamos a descubrirte que SÍ, es posible tener sexo anal sin dolor. Pero, para ello, es esencial que tengas en cuenta una serie de consejos y recomendaciones. ¡Ábrete a disfrutar al máximo del sexo!

Cómo hacer sexo anal sin dolor: las mejores recomendaciones

El sexo anal puede llegar a ser muy placentero tanto para las mujeres como para los hombres. De hecho, para ellos puede llegar a serlo incluso más porque, estimulando esta zona, se puede alcanzar mejor el punto G masculino.

Sin embargo, para poder tener sexo anal sin dolor es importante que se vaya con más cuidado. Es una zona que no se lubrica de forma natural y, por tanto, se tiene que estimular con cuidado y paciencia. A continuación te damos algunos consejos para que puedas practicar sexo anal sin dolor y disfrutar de esta experiencia.

La importancia de estar relajado

Si estás muy nervioso/a será muy complicado que puedas disfrutar del sexo anal. ¿Por qué? Porque, básicamente, tendrás prieto el esfínter y no se dilatará lo suficiente como para poder practicar la penetración. Por ello resulta esencial que estés tranquilo y relajado, disfrutando del momento y dejándote llevar por la excitación. Si dejas que tu cuerpo se excite y se prepare para el sexo, será mucho más fácil que esta zona del cuerpo se relaje.

El uso del lubricante es esencial

Intentar tener sexo anal sin lubricante es un gran error. Tienes que tener en cuenta que esta zona del cuerpo no tiene flujos ni, por tanto, lubricación natural. Por este motivo, incorporar un poco de vaselina o cualquier lubricante te ayudará a relajar la zona y a que la penetración pueda ser más placentera.

La importancia de la higiene en el sexo anal

Si quieres disfrutar al máximo de esta experiencia, resulta altamente importante que extreméis las medidas de higiene. No está de más que, antes de comenzar con la sesión de sexo, vayáis los dos al baño a limpiar bien la zona. Así, os aseguraréis de practicar el sexo de una forma segura y placentera.

Poco a poco, sin prisas

Otro de los consejos básicos para poder tener sexo anal sin dolor es que no tengas prisas. Se trata de una zona del cuerpo mucho más delicada que, por ejemplo, la vagina. Por ello, tendrás que tratarla con mucho más cuidado y cariño. Las penetraciones, al principio, tendrán que ser muy suaves y no demasiado profundas.

Tener sexo anal sin dolor

Poco a poco, el orificio se irá dilatando y se podrá entrar un poco más. Pero nunca forzando, siempre escuchando el cuerpo y, si se tiene que parar, se para. El objetivo del encuentro no es la penetración sino que los dos disfrutéis de un momento de placer y conexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

83 + = 87