No siento deseo sexual ¿por qué?

Porque no siento deseo sexual

Porque no siento deseo sexual

Éste es uno de los temas íntimos que más preocupa a las mujeres. Cuando el deseo sexual disminuye, cuando de la libido no encontramos ni la L e ir a la cama con nuestra pareja representa casi un esfuerzo, debemos detenernos para descubrir cuáles son las causas de la pérdida del deseo sexual.

Causas por la perdida de deseo sexual

Aunque pudiera parecer algo repentino, nuestro deseo sexual no se esfuma sin razón aparente. Cambios hormonales como los que se producen en la menopausia, durante o después del embarazo o el consumo de ciertos medicamentos pueden hacer que perdamos la apetencia por el sexo debido a una causa meramente física.

Otras condiciones de carácter psicológico como el exceso de estrés, los problemas con nuestra pareja, la depresión o alguna experiencia sexual traumática pueden hacer que las ganas de tener sexo se esfumen.

Soluciones para la falta de deseo sexual

Pero es bueno aclarar que la falta de deseo sexual tiene solución y que el primer paso es reconocer que algo no anda bien para buscar alternativas. El sexo es y debe ser placentero, debe inspirar deseo y ganas, y debemos disfrutar de los encuentros junto a nuestra pareja, si no es así es bueno detenernos y preguntarnos qué ocurre.

En muchas ocasiones la rutina sexual se apodera de nosotros, por eso variar y volver a hacer el sexo divertido experimentando con nuevas posturas, tomando riesgos y usando juguetes sexuales es siempre una gran alternativa para devolver el calor a la cama.

Porque no siento deseo sexual

Conversar con nuestra pareja es también fundamental, si existe algún problema él debe saber lo que ocurre para ayudarnos a resolverlo, en especial cuando la razón de la ausencia de libido se debe a algún aspecto psicológico.

Falta de deseo sexual por alteraciones hormonales

Si presentamos alguna alteración hormonal la solución se encuentra en una visita a nuestro ginecólogo, dependiendo del caso recibiremos un tratamiento adecuado para sentir nuevamente el deseo sexual.

Recuerda que la pasión y la intimidad sexual es un aspecto importante de las relaciones de pareja, por eso ante la ausencia de deseo sexual lo mejor es encarar el problema y resolverlo cuanto antes, para que vuelvan a disfrutar de encuentros placenteros y satisfactorios nuevamente.

Sequedad vaginal: vuelve a lubricar de nuevo

Sequedad vaginal vuelve a lubricar de nuevo

Sequedad vaginal vuelve a lubricar de nuevo

La sequedad vaginal es una molesta condición que no solo nos genera incomodidad en el día a día sino que hace que la penetración durante el sexo resulte molesta y en ocasiones dolorosa.

La sequedad vaginal causada por cambios hormonales

La sequedad vaginal suele deberse a cambios hormonales, siendo muy común durante el embarazo, la lactancia y la menopausia, o cuando debido a algún tipo de medicación nuestro funcionamiento hormonal se modifica.

La sequedad vaginal es una molesta condición que no solo nos genera incomodidad en el día a día sino que hace que la penetración durante el sexo resulte molesta y en ocasiones dolorosa.

La sequedad vaginal suele deberse a cambios hormonales, siendo muy común durante el embarazo, la lactancia y la menopausia, o cuando debido a algún tipo de medicación nuestro funcionamiento hormonal se modifica.

Sequedad vaginal vuelve a lubricar de nuevo

Y la verdad es que raramente pasa desapercibida, y es que sentimos comezón, ardor, sensibilidad e irritación en nuestra vagina, pero cuando realmente se torna algo insoportable es durante el sexo, y es que al no lubricar de forma adecuada la penetración se convierte en algo muy molesto.

Posibles soluciones a la sequedad vaginal

Afortunadamente este problemita lo podemos resolver con el uso de un lubricante íntimo a base de agua, que nos permita disfrutar nuevamente del sexo suave junto a nuestro chico. Pero es importante tomar además otras medidas para que la sequedad vaginal no interfiera con nuestro día a día. Es necesario lavar nuestra vagina con jabón íntimo, estos productos están  diseñados especialmente para mantener el PH de esta delicada zona, sin irritar ni generar molestias.

También se recomienda el uso de ropa interior cómoda  y de algodón para disminuir las molestias en la zona. Tomar al menos dos litros de agua al día puede ayudarnos también a aliviar la sequedad vaginal, manteniendo nuestro cuerpo hidratado.

 

Visita al ginecólogo periódicamente

Si tras algunas semanas la irritación y comezón persisten, es recomendable visitar a tu ginecólogo con el fin de que evalúe si es conveniente recetarte algún tratamiento para combatir la sequedad vaginal.

Y si te encuentras embarazada, amamantando o pasando por la menopausia, lo mejor es aliarte con un buen lubricante íntimo para así seguir disfrutando de encuentros sexuales deliciosos y cargados de pasión.